Renuncia

renuncia

A veces porque un ciclo se termina y queremos darle un nuevo perfil a nuestra profesión. Otras veces porque hemos tenido una mejor propuesta laboral y lamentablemente muchas otras veces porque las condiciones no son las óptimas y esto nos termina afectando, tomamos la decisión de renunciar a nuestro trabajo.

Independientemente de cuál sea el motivo por el que decidimos alejarnos de nuestro lugar de trabajo, es importante que tengamos en cuenta un punto fundamental: la vida, y sobre todo en los ámbitos laborales, gira de tal forma que nunca se sabe en que momento podemos volver a encontrarnos con jefes, compañeros de trabajo o espacios comunes.

Es importante que todos nos recuerden de manera satisfactoria. Por ese motivo, si ya ha considerado seriamente esta opción, demuestre ser un profesional, algunos consejos que no están de más:

Converse con sus compañeros: comentar que está con posibilidades de abandonar el trabajo, que está pensando en retirarse de sus funciones es una manera de que ellos estén al tanto de su situación para que no se sientan engañados por usted. Intercambie contactos antes de retirarse.

No asuma nuevas responsabilidades: si está planificando su renuncia, no se haga cargo de proyectos a largo plazo ni que necesiten de su supervisión. Si ya está dentro de uno, comience a derivar obligaciones, a poner al tanto a algún colega eficiente.

Organice sus pertenencias: no espere al último día para empacar sus cosas personales, ni buscar su información en la PC. Es importante que esto lo vaya haciendo de a poco para evitar malos entendidos. Además, algunas empresas no otorgan posibilidad de volver a su escritorio al momento de haber presentado la renuncia.

No busque excusas en su motivo: muchos empleados argumentan problemas familiares, viajes de la familia a otra localidad, o nuevas oportunidades que no existen. Esto solamente lo expondrá a que a corto plazo se conozca que era irreal. Si sus metas son de búsqueda profesional o personal es importante plantearlo de esa manera. Si no le interesa dar pautas de sus próximas actividades, es importante que mencione ofertas de interés.

Busque el momento de comunicarlo: sobre todo a su jefe. Intente que no sea en un momento de discusión, debido a que puede tomarlo como una reacción. Converse de manera tranquila y explique sus motivos.

Avise con el tiempo suficiente para encontrar su reemplazo: y ofrezca sus conocimientos para capacitarlo y prepararlo sobre lo que deberá hacer.

Asimismo; es importante que antes de tomar la decisión, pueda hacer una evaluación de su situación actual. Si al momento de renunciar no tiene otras perspectivas es importante que piense:
– A qué se dedicará mientras esté desempleado.
– Cómo buscar nuevos trabajos. (Contactos, envíos de CV, entrevistas ).
Sobrevivir sin un ingreso fijo mensual: cuánto tiempo podrá mantenerse de sus ahorros.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*

Scroll To Top